TÚ NO TIENES LA CULPA

Si estás leyendo esto, quiero decirte que, ante todo, TÚ NO TIENES LA CULPA. No tienes la culpa de ser víctima de un criminal malnacido que piensa que es superior a ti solo porque tiene pene y se cree que es mejor que tú por ello. Yo también lo tengo y JAMÁS me comportaría así con ninguna mujer. Pero, por desgracia, muchos lo hacen y ya va siendo hora de que, de una vez por todas, hagamos algo al respecto. 

Sin duda, este es uno de esos textos que, de vez en cuando, escribo de forma visceral porque, por desgracia, no son pocas las mujeres que he conocido que han sido víctimas de esta repulsiva lacra que aún contamina nuestra sociedad. Y precisamente hoy, día 25 de noviembre, DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, hemos sabido que una nueva vida ha sido brutalmente sesgada a manos TERRORISMO MACHISTA que sigue presente en la sociedad y que, según fuentes oficiales, ya se ha cobrado 52 vidas de mujeres en 2019 sumando ya 1029 mujeres ASESINADAS desde 2003. 

Quizá las voces de los machistas de siempre o, mejor dicho, de los MACHINAZIS de manual de Criminología, piensen que estoy diciendo una tontería. Pero lo que voy a decir es la verdad y me daré plenamente por satisfecho si únicamente consigo que esta idea clase dentro de ti: LA VIOLENCIA SOBRE LA MUJER ES UN DELITO DE ODIO, UNA FORMA DE TERRORISMO, UN ACTO DE TORTURA Y UN GENOCIDIO NIVEL MUNDIAL QUE HA SIDO NORMALIZADO DURANTE SIGLOS. 

Sí, habéis leído bien. Lo digo con todas sus letras pese a quien pese. ¿Y por qué lo digo? Muy fácil. Porque la violencia sobre las mujeres y niñas es, a todas luces, un clara violación de los Derechos Humanos como también lo son los actos de violencia contra migrantes y refugiados, como lo son los actos de violencia contra las personas discapacitadas, como lo son los actos contra las personas que profesan otra religión, como lo son los actos de violencia contra la gente sin hogar o como son los actos de violencia sobre el colectivo LGTBIQ+. 

Así es, insisto, la VIOLENCIA SOBRE LA MUJER ES UN DELITO DE ODIO. Lo diré las veces que haga falta mientras no nos demos cuenta que es una violencia que durante siglos, como consecuencia de siglos de dominación del hombre, por el mero hecho de ser hombre, ha supuesto un enorme cúmulo de desigualdades y situaciones de violencia que todavía seguimos arrastrando y que sufren millones de mujeres en el mundo. Quizá, por el simple hecho de que la han sufrido, Y SIGUEN SUFRIENDO, millones de mujeres en todo el mundo, la habíamos normalizado y aceptado como algo natural hasta hace muy pocas décadas. 

Hemos de hablar claro, la violencia sobre las mujeres y niñas es una de las más extendidas VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS que persisten en la actualidad y de la que, en muchas partes del mundo, apenas existe un marco legal que permita castigar a sus autores, permitiendo que sigan actuando con impunidad, junto con la complicidad del silencio imperante en el entorno social más próximo, que no hace otra cosa que perpetuar la estigmatización y el sentimiento de vergüenza que sufren a diario las mujeres por haber sido víctimas de un cruel acto contrario su dignidad y a sus derechos humanos más básicos como persona. 

Resultado de imagen de violencia sobre la mujer"

La vulneración de estos derechos puede hacerse de muchas maneras, tanto físicas como psicológicas. Así, mujeres y niñas que sufren a diario maltrato físico y emocional continuado en donde, incluso, se ven obligadas a mantener relaciones sexuales cuando, SEÑORES, NO EXISTE EL DEBER CONYUGAL EN EL MATRIMONIO O EN LA PAREJA y, en lo casos más graves, son víctimas mortales de la más EXTREMA CRUELDAD ASESINA. Todo esto, sin olvidar el resto de las SITUACIONES DE ACOSO Y VIOLENCIA SEXUAL QUE MILLONES MUJERES SUFREN EN EL MUNDO CADA DÍA, a lo habría que añadir la otras ABERRACIONES como la trata de seres humanos con fines de esclavitud y explotación sexual, la mutilación genital femenina y los matrimonios concertados entre niñas y hombres que, en ocasiones, les quintuplican la edad. 

Los datos son los que son. Un tercio de las mujeres del mundo han sufrido violencia física o sexual normalmente por parte de sus parejas o exparejas; el 48% de las mujeres casadas o en situación de convivencia no pueden decidir cuándo quieren mantener relaciones sexuales o sobre cualquier aspecto relacionado con la salud sexual y reproductiva; alrededor de 750 millones de mujeres, CASI EL 10% DE LA POBLACION MUNDIAL, contrajeron matrimonio antes de cumplir los 18 años; cerca de 200 millones han sufrido la mutilación genital femenina; el 71% de las víctimas de la trata de seres humanos son mujeres y niñas y, entre ellas, 3 de cada 4 lo son con fines de explotación sexual. Por tanto, la violencia sobre la mujer es una causa de muerte y de enfermedad que reviste la misma gravedad en cuanto a número de víctimas y causa más casos de enfermedad incapacitante que la malaria, el cólera o los accidentes automovilísticos.

Pero, con todo lo que he dicho hasta ahora, ¿QUÉ ES LA VIOLENCIA SOBRE LA MUJER? De acuerdo con el artículo 1 de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de 1993, la violencia contra la mujer debe entenderse como «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”

Igualmente, Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, más conocido como CONVENIO DE ESTAMBUL, define la violencia sobre las mujeres como «una VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS y una forma de discriminación contra las mujeres, y designará todos los actos de violencia basados en el género que implican o pueden implicar para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada”. 

Resultado de imagen de violencia de genero"

¿Se entiende bien? ¿Es necesario aclarar algo? Pues bien, teniendo en cuenta estas dos definiciones es por lo que considero, y así me reafirmo, en que la VIOLENCIA SOBRE LA MUJER ES UN DELITO DE ODIO. ¿Y por qué? PORQUE SUPONE UNA VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MUJER ACOMPAÑADO DE DISTINTAS Y CRUELES FORMAS DE DISCRIMINACIÓN BASADOS ÚNICAMENTE EN EL MERO HECHO DE SER MUJER y con un absoluto AFÁN DE SOMETIMIENTO respecto del hombre causando un daño que, en muchas ocasiones, resulta del todo irreparable. De hecho, las secuelas psicológicas de la violencia sobre la mujer, así como aquellas otras relacionadas con la salud sexual y reproductiva, acompañarán a todas las víctimas el resto de sus vidas. Y esto es así simplemente porque un «hombre» consideró que podía decidir sobre ellas y actuar sobre ellas como si fueran un mero objeto de su propiedad al que poder destruir a su antojo ARREBATANDO SU VIDA Y QUEBRANDO SU DIGNIDAD.

Pero no, NINGÚN SER HUMANO PUEDE SER SOMETIDO Y COSIFICADO como si fuese un mero objeto o como si fuese siervo y esclavo de su amo y señor.  Y no, LA MUJER NO ES UNA PROPIEDAD QUE PUEDE SER USADA AL ANTOJO DE UN HOMBRE Y SER TRATADA COMO UN MERO OBJETO O UN SIMPLE INSTRUMENTO DE PLACER. ¿Y por qué? Porque esa acción de dominar y controlar a la mujer considerándola un ser inferior a todos los efectos vulnera otros derechos tan básicos como con el acceso a la educación de las mujeres y niñas en todos los niveles impidiendo que puedan desarrollar todo su potencial académico, personal y profesional. 

Pero es más, en todas partes del mundo hay millones de mujeres que sufren la violencia en sus propias pieles de forma continuada y que son especialmente vulnerables por ser menores de edad; por vivir en zonas de crisis humanitarias donde los derechos humanos sencillamente no existen; por ser de edad avanzada; por su orientación e identidad sexual y expresión de género o intersexualidad; por ser mujeres inmigrantes o refugiadas que se hallan en tierra extraña porque huyen del hambre y del horror de la guerra; por pertenecer a las comunidades indígenas o a una minoría despreciada y ninguneada en su propia tierra ancestral que le es arrebatada sistemáticamente; por ser mujeres y niñas discapacitadas que las hacen ser rechazas totalmente por entorno porque, o bien no son aptas para trabajar o bien ni siquiera son consideradas como aptas para casarse y tener hijos; o, simplemente, por tener alguna clase de enfermedad que, si bien en nuestras fronteras podría ser tratable o curable, en su tierra supone una doble condena a muerte personal y social. 

Resultado de imagen de gender violence"

Es cierto, NO HAY PEOR MUERTE QUE AQUELLA QUE CONLLEVA LA VULNERACIÓN DE TODOS LOS DERECHOS QUE NOS SON INHERENTES COMO SERES HUMANOS Y UN ATENTADO CONTRA DIGNIDAD INVIOLABLE DE TODO SER HUMANO SIN EXCEPCIONES DE NINGÚN TIPO. Es más, si existe un derecho humano que sea verdaderamente un derecho absoluto, ese derecho absoluto es, sin duda, el derecho A NO RECIBIR TORTURA de ninguna clase y, a todos los efectos, LA VIOLENCIA SOBRE LA MUJER ES UN ACTO DE TORTURA QUE VULNERA LA DIGNIDAD Y LOS DERECHOS DE LAS MUJERES QUE LA SUFREN. 

Y, sí, también LA VIOLENCIA SOBRE LA MUJER ES UN GENOCIDIO, lo digo y lo diré siempre, ES UN AUTÉNTICO GENOCIDIO CONSUMADO DURANTE SIGLOS en el que las mujeres han sido asesinadas por el mero hecho de ser mujeres, por el mero hecho de ser consideradas inferiores contraviniendo el art. 1 de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS que señala que TODOS LOS SERES HUMANOS NACEMOS LIBRES E IGUALES EN DIGNIDAD Y EN DERECHOS. 

Históricamente LAS MUJERES HAN SIDO VÍCTIMAS DE ALGUNAS DE LAS MAYORES ATROCIDADES como lo es sacar de vientre de las mujeres embarazadas los fetos no nacidos;  atravesarlas el vientre para impedir que pudieran tener descendencia como así sucedía en algunas regiones de Guatemala en contra la población indígena; apaleadas hasta la muerte en zona públicas por el mero hecho de enamorarse de un hombre casado; obligadas a abortar para salvaguardar la “honra” de la familia y hacerlo en lugares clandestinos donde muchas pierden la vida; o, sencillamente, abandonadas nada más nacer a una muerte segura porque el simple nacimiento de una niña era considerado un enorme problema e, incluso, una maldición. Por todo ello, es por lo que digo, y AFIRMO, que LAS MUJERES HAN SIDO LAS GRANDES VÍCTIMAS OLVIDADAS DEL GENOCIDIO CON MAYOR DURACIÓN DE TODA LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD y, quizá, el más numeroso de todos pues, ciertamente, ES IMPOSIBLE DE CUANTIFICAR EL NÚMERO DE MUJERES QUE HAN PODIDO SER ASESINADAS EN TODO EL MUNDO POR EL MERO HECHO DE HABER NACIDO MUJER. 

Personalmente, llegados a este punto, no puedo dejar que transcurra un minuto más de este día sin rendir un sincero homenaje a la memoria de ANA ORANTES. Su muerte, el 17 de diciembre de 1997, nos conmocionó a todas y a todos como país al conocer, de sus propios labios, todo el CRUEL E INHUMANO CALVARIO al que estuvo sometida durante 40 años a manos de un SÁDICO TORTURADOR. Justo cuando empezaba a aprender a sonreír, fue BRUTALMENTE ASESINADA por su ex-pareja con la que compartía domicilio tras una sentencia judicial dictada de acuerdo con la legislación de aquellos años PROFUNDAMENTE INFLUENCIADA Y ENQUISTADA EN LA DOMINACIÓN DEL HOMBRE SOBRE LA MUJER. Su dramática muerte despertó la conciencia de la millones de personas en nuestro país que, por fin, empezaron a abrir los ojos y dejaron de mirar hacia otro lado ante el drama de decenas de miles de mujeres en una sociedad en la que no puede haber cabida para esta LACRA SOCIAL que supone el TERRORISMO MACHISTA ASESINO, CRIMINAL Y GENOCIDA. Tristemente, Ana Orantes, no pudo salir de aquel infierno. EN ESE MOMENTO,  LA JUSTICIA, PERO TAMBIÉN LA SOCIEDAD, LLEGARON DEMASIADO TARDE PARA ATENDER SU GRITO AUXILIO Y SALVAR SU VIDA.

Su caso estremeció a toda la sociedad española, tanto por la crudeza del relato como por el fatal desenlace que se produjo días después, al ser ASESINADA SALVAJEMENTE POR SU EX-MARIDO cuando por fin empezaba a sonreír aunque fuese de forma muy tímida.

Entrevista de Ana Orantes narrando los 40 años de maltrato sufridos a manos de su ex-marido.
Programa «De tarde en tarde».

Sí, antes lo he mencionado y ahora VUELVO A DECIRLO SIN TAPUJOS. Soy de los que utilizan la palabra TERRORISMO en estos casos relacionados con la violencia sobre la mujer porque, al menos así lo entiendo, y apoyándome en la Real Academia Española de la Lengua, la primera definición de la palabra «terrorismo» es «DOMINACIÓN POR EL TERROR» y, además, como segunda definición, también se reconoce como «SUCESIÓN DE ACTOS DE VIOLENCIA EJECUTADOS PARA INFUNDIR TERROR”. Por esta razón, entiendo que LA VIOLENCIA SOBRE LA MUJER TAMBIÉN ES UNA FORMA DE TERRORISMO. 

Quiero que penséis que, mientras que has leído todo esto, decenas de miles de mujeres en todo el mundo han sufrido y, lo que es aún peor, ESTÁN SUFRIENDO esta clase de intento de dominación de su persona mediante el MIEDO, un miedo que siempre va acompañado por el DOLOR causado por la VIOLENCIA de los golpes y las heridas infligidas y al que hay que sumar el SUFRIMIENTO desmedido en aquellas mujeres cuya angustia y desesperación, en no pocas ocasiones, les hace sentirse perdidas en una nube de oscuridad de la que muchas creen que es imposible salir. 

No nos engañemos, es tarea de todas y todos, aunar todos los esfuerzos que sean necesarios y EXIGIR A TODAS LAS ADMINISTRACIONES que redoble todos los esfuerzos y los recursos para acabar totalmente con este CÁNCER, con esta LACRA, con este VENENO que existe aún en nuestra sociedad. Debemos actuar y defender los Derechos de la Mujer, QUE SON DERECHOS HUMANOS, uniéndonos para defender la IGUALDAD y la LIBERTAD de la mujer frente a todo comportamiento que quiera vulnerar su DIGNIDAD INVIOLABLE, COARTAR SU LIBERTAD Y  ATENTAR CONTRA SU VIDA. Y hemos de hacerlo ahora MÁS NUNCA cuando estamos presenciando como estos derechos, así como la realidad de las mujeres víctimas de la violencia, está siendo salvajemente cuestionada desde posiciones ideológicas ultraconservadoras que, de forma totalmente REPULSIVA Y COBARDE, se atreven a cuestionar los derechos conquistados en favor de la dignidad y de la libertad de la mujer. 

Por todo esto, SI REALMENTE QUEREMOS CONSIDERARNOS COMO UNA SOCIEDAD PLURAL, LIBRE, DEMOCRÁTICA Y AVANZADA NO PODEMOS DESFALLECER EN ESTA TAREA NI CONSENTIR NI UN SOLO PASO ATRÁS. Debemos hacerlo por todas aquellas mujeres que buscan escapar de esa nube de desesperación y de la continua amenaza de muerte que les rodea; debemos hacerlo por todas aquellas mujeres que no pudieron salir de aquella espiral y de aquella pesadilla provocada a manos de la persona que se atrevía a decirles «te quiero» cuando, en verdad, solo veían en ellas un  mero «objeto» que utilizar a su antojo y placer; debemos hacerlo por todas las 1029 víctimas 1029 para que NUNCA SE BORREN SUS NOMBRES DE NUESTRA MEMORIA; y, por supuesto, debemos hacerlo también por todas aquellas mujeres del mañana que, de no actuar de una vez por todas, seguirán engrosando las listas de víctimas mortales a manos de este cruel DELITO DE ODIO, DE ESTE TERRORISMO MACHISTA, TORTURADOR Y GENOCIDA QUE ES LA VIOLENCIA QUE AFECTA A LAS MUJERES Y NIÑAS. 

Me despido ya pero no sin antes decir una última cosa;

Sé que sientes que tienes miedo, sé que sientes que estás inmersa en una pesadilla de la que no sabes cómo escapar. Yo te ofrezco mi mano, y todas mis fuerzas si las necesitas, para buscar una salida y así romper con toda la oscuridad que te rodea. Y como yo, cada día somos más los hombres y las mujeres que estamos dispuestos ayudarte a dar el paso, a hacerlo posible, a romper con todo el dolor y el sufrimiento de una vez por todas para que vuelvas a SENTIRTE LIBRE, para que vuelvas a sentir qué es el SER FELIZ, para que sepas que TÚ NO TIENES LA CULPA y para que, por fin, puedas volver a SER TU MISMA. 

¡NO ESTÁS SOLA! ¡DENUNCIA! ¡VIVE! 

INFORMACIÓN CONTRA EL MALTRATO: 016
ASESORAMIENTO JURÍDICO DEL IAM: 900 200 999
TELÉFONO PERSONAS DISCAPACIDAD: 900 116 016